m website creation software



GENERANDO NUEVAS OPORTUNIDADES EN LA IV REGIÓN

REALIZAMOS, ARTICULAMOS Y FINANCIAMOS
ACCIONES QUE FAVOREZCAN LAS CONDICIONES
DE VIDA DE NIÑOS Y JÓVENES EN
SITUACIÓN VULNERABLE DE LA IV REGIÓN



IDENTIDAD LOCAL

Nuestra área de acción la constituye la Región de Coquimbo, concentrando los esfuerzos en las comunas con mayores carencias y necesidades. Una identificación local que comienza con el fundador de la Fundación, Don José Luis del Río Rondanelli, oriundo de esta tierra y sus 7 hijos. Con el tiempo nos hemos transformado en un actor relevante en el quehacer de la Región, pero para lograrlo fue fundamental la generación de confianzas con las distintas instituciones vinculadas con el desarrollo de la zona, como universidades, Iglesias, ONGs, organismos comunitarios, municipios y Gobierno Regional, entre otros. Cuando comenzamos nuestra labor, el 50 por ciento de la población de La Serena vivía bajo la línea de la pobreza, y la cobertura y el rendimiento académicos mostraban niveles muy deficientes. Hoy gracias a la acción mancomunada de todos los actores, la Región muestra mejores indicadores en las áreas señaladas. Los desafíos pendientes apuntan a un mayor desarrollo de las capacidades de las personas, tanto a nivel técnico, académico como afectivo. Así como también es un gran desafío el desarrollo de la ruralidad a partir de la propia identidad de las zonas. 

SOMOS ARTICULADORES

En solitario podemos realizar muy poco. Por ello desarrollamos un rol de articuladores entre los diferentes actores de la Sociedad Civil, para movilizar recursos públicos y privados, formando redes. Para realizar nuestra labor y hacerla en forma más eficiente y con un mayor impacto, ha sido fundamental generar alianzas entre tres sectores, cada uno aportando desde su propia naturaleza y ámbito de acción: el sector público, con su visión global de la realidad, su capacidad técnica y, por supuesto, recursos económicos y humanos; y el sector privado, no sólo con recursos económicos, sino que por su relativa independencia, abriendo nuevos espacios de acción; y la sociedad civil organizada, detectando sus problemas o carencias y planteando nuevas soluciones, siendo partícipes de su propio desarrollo.

DESARROLLAMOS CAPACIDADES

Para desarrollar comunidades cada persona tiene que tener la oportunidad de hacer lo propio con sus capacidades. Se trata de uno de los pilares fundamentales para el crecimiento y desarrollo de las personas, un factor capaz de llevarnos a mejorar las condiciones para una mayor igualdad. En ese sentido el mayor aporte de la Fundación Carmen Goudie es fomentar ese desarrollo de capacidades dejándolas instaladas, sobre todo en las zonas de mayor pobreza. Apuntamos a generar un desarrollo sustentable, para lo cual nos enfocamos en temas como educación, capacitación, capacidad emprendedora, gestión, capacidad de asociaciones, entre otras. Buscamos aportar en la construcción de una sociedad más amigable, en que cada persona pueda ser feliz y desarrollar sus sueños. Realizar, articular y financiar acciones que favorezcan y mejoren las condiciones de vida de los más pobres.

COMO TRABAJAMOS

El primer objetivo de la Fundación fue trabajar bajo la línea de la pobreza. Por ello, actuamos en aquellos lugares donde hay menores posibilidades de alianzas y muy poca capacidad de gestión. Desde ese espacio, la Fundación Carmen Goudie juega un rol importante. Habiendo creado identidad local, conociendo las políticas globales de desarrollo regional, realizando alianzas con diferentes sectores sociales, públicos y privados, se puede mejorar notablemente las condiciones para aspirar a una mayor igualdad.

INDUCIMOS TEMAS Y PROYECTOS INNOVADORES

En nuestro rol de articuladores, nos interesa plantear temas nuevos y dar el puntapié inicial a proyectos innovadores, replicables y con alto impacto social que busquen resolver problemas existentes, que tengan proyección y sean sustentables en el tiempo. Este enfoque nos ha dado influencia en la toma de decisiones, y al mismo tiempo prestigio, lo que nos va legitimando ante el resto de los actores de la Región.

EDUCACIÓN

No existe forma más efectiva de propiciar un desarrollo sustentable que desarrollando las capacidades propias de cada persona. Una de las mejores formas es a través de la educación. Y es que cuando se interviene en este ámbito no sólo se impacta positivamente en profesores y niños, sino que también en sus familias y comunidades. En el ámbito de la educación preescolar nuestra labor ha tenido como objetivo aumentar la cobertura y calidad en la provincia de Elqui. Así nace el denominado Jardín Sobre Ruedas, un proyecto para difundir y generar conciencia acerca de la importancia de la estimulación temprana en niños. En el Primer y Segundo Ciclo, en tanto, el propósito ha sido mejorar la calidad de la educación, a través, de asesorías técnicas y mejoramiento de infraestructura y equipamiento. Por otra parte, en el ámbito de la educación técnico profesional, los objetivos apuntan a favorecer la retención y continuidad de los estudios, así como también mejorar la calidad y pertinencia de los planes y programas, para contar con una oferta adecuada y conectada con el desarrollo regional.

DESARROLLO COMUNITARIO

En el área de desarrollo comunitario hemos apoyado y financiado proyectos realizados por los organismos sociales de base, que buscan resolver problemas de la comunidad, y que van desde el mejoramiento de su entorno hasta el desarrollo de emprendimientos. La capacitación laboral también adquiere relevancia para el desarrollo comunitario. A través de un trabajo con INFOCAP promovemos la capacitación en oficios como electricidad, gastronomía y gasfitería.